• Héctor Javier Barrera

La depresión se puede superar si aplicas las recomendaciones de los expertos


El deprimido no siente deseos ni fuerzas para hacer nada y en ocasiones, llega al extremo de descuidar hasta su presentación y aseo personal, cuando la depresión es aguda o severa.

La depresión se disparó como un flagelo de salud mental silencioso después de la pandemia, porque muchas personas se quedaron sin empleo, otras quebraron en sus negocios o se separaron de sus parejas. También quedaron muchos duelos sin sanar, sin elaborar por no poder despedir adecuadamente a esos seres queridos que morían, pero no les podían dar el último adiós personalmente, verlos por última vez, por las complejas restricciones que trajo la pandemia. El cerebro de los dolientes no contó con esa imagen de despedida final de sus seres amados y hoy hay muchos que no aceptan esas muertes.


Según la psicóloga y especialista en el manejo del duelo, Ruby Pardo Lozano, en la actualidad hay ‘otra pandemia’ peor que la anterior y es una crisis mundial de afectación a la salud mental, a la que la sociedad y los gobiernos no le han puesto el suficiente cuidado.


“Las personas que perdieron a sus seres queridos durante la pandemia tienen que hacer un reinicio del duelo y los profesionales tenemos que ejecutar muchos rituales de entierro, porque así el cerebro lo asimilará y la familia estará más tranquila, ya que de alguna forma asistieron a la despedida de su ser amado”, explicó la experta.


Lo peor es que muchos de estos casos no se verbalizan ni se superan adecuadamente con el debido apoyo de los profesionales de la salud mental; y es allí cuando se llega al extremo de querer atentar contra la vida propia, al encontrarse en un callejón sin salida.


Atentos a las señales de alerta para identificar una depresión


Si experimenta una tristeza profunda, tan profunda que pasan y pasan los días y esta permanece, pero si además de eso siente un total desinterés por hacer esas actividades que antes solía disfrutar, si pierde peso y apetito, si no le provoca hablar con nadie y prefiere estar encerrado y aislado del mundo, usted podría estar padeciendo de depresión, un problema mental que trastoca todas las esferas de la vida del afectado y lo incapacita para desarrollar a plenitud sus labores cotidianas.


Otras señales que indican que una persona está cayendo en esa telaraña de pensamientos negativos que ‘parecen’ dejar sin salida al deprimido, son los problemas del sueño, como dormir mucho o desvelarse con facilidad, además, de mostrarse malgeniado e irritable con mucha frecuencia. En el caso de algunos niños y adultos que deben cumplir con sus labores de estudio, no poder concentrarse y rebajar notablemente su rendimiento académico es otro de los claros síntomas que padece quien sufre esta patología mental.


Aparte de lo anterior, esta enfermedad paralizante produce una pérdida del control de los impulsos, situación que no solo afecta el estado mental, sino también el físico, con manifestaciones como dolores de cabeza, de cuello y agotamiento a la hora de ejecutar las tareas diarias.


Estos síntomas suelen permanecer en el individuo por más de una semana y son una señal de alerta para buscar, con urgencia, la ayuda de un especialista que lo guíe para salir del oscuro túnel en el que está sumergido.


Muchas personas tienden a confundir la depresión con la tristeza, pero resulta que esta última es pasajera, puede durar unos pocos días, mientras que la depresión es un sentimiento más duradero, es una suma de tristezas que se profundizan y permanecen en el tiempo, explicó Vladimir Montealegre Marín, médico psiquiatra. Además, a la persona deprimida se le bajan sus defensas por lo que es más propensa a adquirir otras enfermedades, ya que su organismo está muy vulnerable.


Las causas, tan diversas como los síntomas

El especialista en salud mental explicó que existen muchos factores estresantes que pueden desencadenar en una depresión en las diferentes etapas de la vida. En la niñez y en la adolescencia, por ejemplo, se pueden convertir en detonantes, problemas como la separación de los padres, ser víctimas de bullying, ser maltratados física y psicológicamente, ser abandonados por alguno de los progenitores, ser víctima de abuso sexual, vivir en condiciones de pobreza extrema e, incluso, padecer varias de las situaciones mencionadas al mismo tiempo, entre muchas otras circunstancias.


En la edad adulta pueden ser causantes de la depresión, adversidades como las separaciones, la pérdida del trabajo, de un ser querido, de una mascota, problemas económicos, consumo de sustancias psicoactivas, una crisis existencial y muchas otras situaciones. Dependiendo de la personalidad y de todas las experiencias que las personas han acumulado en su vida, cada ser humano reacciona de una manera diferente ante los problemas, lo que la predispone o no a padecer la depresión.


Se podría ejemplificar lo dicho con el caso de dos hermanos a los que se le muere la madre, a ambos les da muy duro el suceso, como es natural, pero puede haber uno de ellos que siente con más rigor el dolor y no tiene la capacidad suficiente para afrontar esa compleja situación, lo que al final lo lleva a estar deprimido, mientras que el otro, a pesar de sentirse triste, pudo seguir con su vida normal porque almacenó a lo largo de su vida elementos que lo hacen tener una personalidad más fuerte para no derrumbarse ante situaciones tan dolorosas como esta.


Algunas estrategias para superarla


La depresión suele atenderse desde dos frentes, desde la psicología para corregir esos pensamientos negativos por medio de terapias que llevan a que el deprimido confronte sus falsas creencias con realidades más esperanzadoras, pero también desde la psiquiatría, cuando se evidencia una depresión severa que requiere de medicación especializada.


Montealegre Marínexplicó que cuando alguien está deprimido, algunos neurotransmisores como la serotonina y la dopamina, que regulan las emociones en el cerebro, tienden a bajarse de su posición normal, por lo que realizar ejercicio físico, socializar con las personas cercanas, inmiscuirse en actividades recreativas grupales y mantenerse ocupado, son algunas de las claves que ayudan al deprimido a alejar esos pensamientos negativos que lo indisponen para que, de paso, estos neurotransmisores se estabilicen. La recomendación es salir del encierro, aunque cueste hacerlo, pero es necesario para que la mente vea otras realidades distintas a las oscuras que lo tienen sumergido en ese hueco mental.


Añadió que la psicoterapia es el eje principal que facilita la elaboración de los procesos emocionales que influyen en el deterioro de los estados de ánimo, el tiempo de duración de esta, depende de cada persona, pues algunas requieren una intervención breve durante la crisis, mientras que otras ameritan un tratamiento psicológico de largo alcance, el cual debe hacerse con profesionales idóneos.


En el caso de Medellín, por solo mencionar una de las muchas entidades que ayudan a superar este problema, existe la Asociación Colombiana Contra la Depresión y el Pánico, Asodep, y para ampliar más información de sus servicios pueden escribir al correo electrónico maurigiraldo@gmail.com.


Ellos tienen grupos de ayuda que son supremamente valiosos para superar estas crisis, ya que el deprimido se da cuenta que no es el único que padece de esa afectación y se encuentra con un grupo multidisciplinario de profesionales con calidad humana y dispuestos a ayudarlo, aún si carece de recursos. Otras fuentes valiosas para encontrar ayuda para superar la depresión son los Escuchaderos que tiene la Alcaldía de Medellín en todas las comunas y la Línea Amiga 123 Social, donde podrán encontrar orientación y hasta le mandarán apoyo a su residencia.


Por último, el experto en salud mental recomendó no descuidar a los que presentan los síntomas mencionados, pues una depresión sin tratar o mal tratada que se profundiza, puede ser la puerta de entrada al suicidio, ya que suele derivar en pensamientos repetitivos de muerte, por lo cual hay que estar atentos cuando un familiar o amigo manifiesten esos deseos de atentar contra su vida.


Nada de decir que son simples caprichos pasajeros, como suele pasar, porque en realidad son señales de alerta que se deben atender de inmediato con el apoyo de expertos. Hay quienes, por ignorancia, creen que dichas señales serán pasajeras, que no pasarán de ser un simple lamento, pero luego evidencian lo contrario, cuando por desgracia, se encuentran con su ser amado muerto y se dan cuenta, ya tarde, que pudieron evitarlo.



387 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo