• Héctor Javier Barrera

Con la hiperactividad de los niños no se quede quieto

Los niños inquietos suelen ser muy creativos, aunque padecen problemas para concentrarse.


¿Conoce usted a esos pequeños inquietos y traviesos que todo el tiempo se están moviendo de un lado a otro, como si no pudieran parar de hacerlo? Sus padres o cuidadores deben estar muy atentos con ellos porque de lo necios que son tienden a dañar las cosas y le sacan la paciencia a sus profesores y a la gente. Los chicos que presentan esas anomalías de la conducta padecen de un trastorno conocido como hiperactividad.


Andrea del Pilar Guzmán López, psiquiatra infantil, explicó que esta se define como un aumento de los movimientos que se deben evaluar de acuerdo a la edad y analizar si existen otros síntomas asociados para determinar el tratamiento a seguir.


La especialista reveló que a la hiperactividad también se le conoce como Trastorno por Déficit de Atención, TDAH, ya que el que lo padece presenta justamente problemas de concentración y de atención y suele ser impulsivo. Además, es importante conocer la edad del pequeño para saber si esa hiperactividad hace parte de su desarrollo.


Andrea del Pilar añadió que entre las posibles causas de este trastorno existen factores de riesgo como los antecedentes genéticos, lo que indica que si el infante tiene algún pariente que haya sido diagnosticado con TDAH tiende a padecerlo. También inciden con fuerza los antecedentes personales, como la etapa del embarazo que haya tenido la madre, las condiciones del parto y las vivencias en el periodo perinatal.


La psiquiatra infantil le recomendó a los padres o cuidadores de los niños hiperactivos que se preocupen por conocer qué es el TDAH, cuáles son los síntomas que hacen parte de ese cuadro y qué comportamientos son propios de la edad para no confundirlos con algo que puede ser normal. Además, deben asesorarse con un especialista que les dé pautas para aplicar en la casa con estos infantes. “En el colegio se requiere aplicar la psicoeducación a los profesores para que conozcan las fortalezas que tiene el niño hiperactivo y así poder integrarlo al proceso educativo”.


El dato:

El tratamiento debe ser individualizado porque cada pequeño es un mundo diferente.


La hiperactividad de los infantes suelen relacionarla con inteligencia y hasta con la genialidad, pero según la mencionada especialista, el nivel de coeficiente intelectual es una prueba psicométrica que se evalúa con otros parámetros, pero no siempre se correlaciona con este trastorno. Lo cierto es que todos los niños tienen cualidades que son apoyadas por los padres, por la familia y por los profesores para potenciarlas y poder desarrollarla con la teoría de inteligencias múltiples.


La psiquiatra infantil añadió que el tratamiento debe ser íntegro, integral y multidisciplinario, pero lo más importante es que sea individualizado, porque se parte de la teoría y se aplica a cada niño con su familia.


El proceso de psicoeducación y escuela de padres permiten que los parientes sean partícipes del tratamiento, de la terapia individual, familiar, grupal, del apoyo escolar, de las actividades lúdicas y/o recreativas para el manejo del tiempo libre, del apoyo en la terapia de psicología y en algunos casos, del tratamiento farmacológico. Todo esto bajo la tutoría del médico tratante.


384 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo