top of page
  • Héctor Javier Barrera

La tradición silletera se tomó la Casa de la Cultura Ávila


La familia Londoño fue la protagonista de la obra, alusiva a la tradición silletera.


Una silleta es conocida en Medellín y en Colombia porque los silleteros del corregimiento de Santa Elena arman una silla en madera y la decoran, en su interior, con hermosas flores para exhibirlas en medio del famoso Desfile de Silleteros, que se hace cada 7 de agosto, antes del cierre la reconocida Feria de Flores. Pero muchos ignoran que en sus inicios, en el 1957, las silletas eran usadas por los esclavos para cargar en la espalda a personas pudientes y movilizarlas de un lugar a otro, la palabra silleta viene del término silla.


Éste y muchos otros detalles interesantes de la tradición silletera de Medellín y de Antioquia se dieron a conocer en medio del evento denominado Entre flores y música, Los Silleteros de Santa Elena, que se realizó en la Casa de la Cultura del Ávila a las 5 p.m., del pasado jueves, 27 de julio, con la participación de la familia Londoño, reconocidos silleteros de Santa Elena, y la Escuela de Música de La Milagrosa, quienes hicieron una llamativa puesta en escena en la que, con su grandioso talento teatral y musical, transportaron a los asistentes a los orígenes de esta hermosa tradición paisa, que ha sido exhibida en distintas latitudes del mundo y que es patrimonio de la nación.


“El oro se constituyó como el elemento dinamizador de la esclavitud económica de la provincia, en segundo lugar, funcionó como una moneda para el intercambio y como capital disponible para las nuevas inversiones, de esta manera, el metal fungió como mercancia y como medio de pago y se constituyó como articulador de la provincia frente al comercio imperial español”, relevaron los organizadores del evento, aludiendo a los tiempos de la esclavitud impuesta por los conquistadores españoles en el corregimiento.

Los capataces de aquella época eran los mismos conquistadores españoles, quienes esclavizaban a los negros y a los indígenas en trabajos como la extracción de oro y en la movilización de mercancías y de personas en las silletas. Durante la exhibición de la obra, la Escuela de Música de La Milagrosa jugó un papel importante amenizando momentos especiales con canciones tradicionales y alusivas a la Feria de las Flores, como el tema Me voy para Medellín, original del Combo de las Estrellas y entonado siempre con orgullo en esta amada fiesta de los antioqueños.


Lo que hizo costumbre de la tradición silletera


En la obra, la familia Londoño mostró cómo se arma una silleta tradicional y cómo es común que en ésta se combinen colores como el rojo y el amarillo. De paso, hablaron del uso que tradicionalmente le dan a algunas de las flores que adornan las silletas, como el botón de oro, que tiene la fama de atraer abundancia, con la Margarita jugaron al me quiere, no me quiere. Por otro lado, la familia Londoño recordó la tradición antioqueña de visitar las fincas silleteras para presenciar la elaboración de éstas en el corregimiento de Santa Elena. Los visitantes suben en carros, en chivas, a pie y amanecen con los silleteros tomando agua de panela caliente con queso, tinto, café con leche, comiendo empanadas y buñuelos para saciar el hambre y calentarse en medio de un frío que carcome los huesos.


En algunas ocasiones, los silleteros, que son campesinos del corregimiento, arman silletas enormes, con pesos entre 90 y 120 kilos, que deberían ser cargadas por tres personas, pero solo la carga uno y no porque sea un esclavo, como alguna vez calificó un periodista argentino a los silleteros, sino porque aman tanto esta tradición, que llevan en la sangre por herencia, que hasta son capaces de crearlas y cargarlas durante el desfile, sin que les paguen un peso, como lo dijo Felipe Londoño, silletero tradicional de esa familia y coordinador de la Casa de la Cultura Ávila.


Un poco de historia silletera


En 1957, los silleteros salían desde sus fincas a las 7 de la noche, bajaban por la loma La Cuesta para llegar a la Plaza de Cisneros, hoy plaza de las luces, a eso de las 6 de la mañana. “Era un recorrido de toda la noche en el que buscaban llevar el sustento a sus familias. Después de llegar a la plaza se reunían, intercambiaban las flores y a partir de ahí se iban a los diferentes barrios de Medellín, pregonando que habían llegado las flores de Santa Elena. Llegaron los huevos, la mazorca, las mujeres entregaban la ropa limpia que habían lavado en los ríos y quebradas de la gente pudiente de Medellín y de esa manera, regresaban caminando hasta Santa Elena”.


Revelaron que en 1957 el señor Efraín Botero le propuso a los campesinos de Santa Elena hacer un desfile en honor a la Virgen y fue ahí cuando nació el que hoy conocemos como Desfile de Silleteros de Medellín. Éste es el evento central de la Feria de las Flores de Medellín, al cual acuden cada año los residentes locales y turistas. Allí se despliegan millones de flores cargadas en silletas a la espalda, las cuales son el fruto del trabajo generacional de los campesinos del corregimiento de Santa Elena, quienes con más de 80 variedades de flores componen bellos paisajes, retratos, mensajes con valores autóctonos y cívicos y creaciones propias de los autores, con éstas realizan un recorrido monumental por las principales avenidas de la ciudad.

Integrantes de la Escuela de Música La Milagrosa, quienes amenizaron la obra sobre la cultura silletera.

289 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page