top of page
  • Héctor Javier Barrera

Conozca cómo tratar los caracoles africanos, que ya están en la Comuna 9


En el Área Metropolitana hay 205 barrios con presencia de caracoles africanos invasores; en Medellín hay 136 barrios afectados, en su orden le siguen Bello y luego Itagüí.


La Comuna 9 de Medellín no se salva de esa presencia peligrosa para los seres humanos, pues expertas del Área Metropolitana informaron que en el 2017 recibieron información de que estas especies deambulaban por ciertas zonas boscosas del barrio El Salvador y en los reportes que tiene esta autoridad ambiental, figura que en ese año fue necesario atender 26 casos, de estos detectaron que hay ocho puntos donde existen las invasiones de mayor complejidad.


El dato

En nuestra Comuna 9 se ha identificado su presencia también en una zona verde de la Institución Educativa Federico Ozanam, el caso fue atendido por la autoridad ambiental.


Uno de los mayores problemas es la falta de conocimiento sobre el tratamiento que la gente le debe dar a los caracoles africanos y que los vecinos no se unen para aprender y hacer jornadas para recolectarlos, no hacerlo implica un peligro para la salud humana.


Otra dificultad, son los límites con las quebradas naturales, si alguien los tira a las quebradas, ellos no se ahogan, sino que salen a reproducirse en otros sitios.


“Las quebradas y los solares son sitios predilectos para ellos, por lo que merecen más control y vigilancia de las personas”, dijo una funcionaria del Área Metropolitana.


Si llega a detectar la presencia de los caracoles africanos, debe tomar una foto y enviarla al Área Metropolitana, llamar a la línea de atención 01 8000 422 424 para que allí programen, con tiempo, una jornada de verificación y recolección.


Los expertos van, recolectan los caracoles bajo protocolos de seguridad, como el uso de guantes, gafas y mascarillas, se deposita en una bolsa roja a la que se le echan nudos y se le saca todo el aire.


“El Área Metropolitana por ser una autoridad ambiental de la ciudad, los lleva para el Centro de Conservación de Fauna Silvestre y allá los congelamos, ellos mueren primero por ahogamiento porque le sacamos todo el aire a la bolsa y por congelación y luego los llevamos a un sitio especial para incinerarlos. Una parte de ellos no se queman, sino que los usamos como compostaje, regresan a la tierra como abono”, manifestó la funcionaria ambiental.


Estos son métodos de control, porque no existe la manera de erradicar totalmente a estas especies invasoras, la recomendación es hacer jornadas de recolección cada 15 días para romper el ciclo de reproducción, explicaron funcionarias del Área Metropolitana.


Quienes recolectan los caracoles africanos deben estar cubiertos en todo su cuerpo para evitar el contacto de estos animales con la piel. Lo ideal es usar trajes como los que utilizan los peritos que inspeccionan cadáveres, pero en caso de no tenerlos, se deben usar camisas de manga larga y sudaderas, no es recomendable ponerse chanclas.


Durante esa labor de recolección, guiada por expertos, se revisa espacios como los árboles, las plantas, las superficies, los adobes, debajo de las piedras, los escombros, las basuras y hasta las heces fecales, ya que estos animales se alimentan de todo esto. Ellos absorben los minerales de las piedras, por lo que se adaptan fácilmente a cualquier entorno.


“No hay nada que guarde más humedad que un ladrillo mojado y un pedazo de madera, esos son puntos donde se pueden encontrar con facilidad, se debe remover la tierra para buscar los huevos del caracol africano, que también se deben recolectar. Una recomendación que hacen los profesionales ambientales es poner una barrera con cáscaras de huevo triturado alrededor de las plantas, ya que esto los aleja”, explicaron voceros de la autoridad ambiental.


¿De dónde vienen?


Los caracoles africanos llegaron provenientes a África a Sudamérica a finales de 1980, cuando se realizaba una feria agrícola en Brasil, en la cual se pretendía que fueran una especie de cría. Posteriormente colonizó la mayoría de los países sudamericanos. También existen reportes en Centro y Norteamérica.


Recuadro

Sanciones penales por su manejo indebido


El artículo 330A de la ley 1453 del 2011 sanciona el manejo ilícito de estas especies exóticas. “El que con incumplimiento de la normatividad existente introduzca, trasplante, manipule, experimente, inocule o propague especies silvestres exóticas invasoras incurrirá en prisión de 48 a 108 meses y multa de 133.33 a 15.000 salarios mínimos mensuales vigentes.


220 visualizaciones
bottom of page