top of page
  • Héctor Javier Barrera

26 niños del corregimiento de Santa Elena se certificaron en robótica básica


Desde muy temprano, el auditorio de La Casa de la Cultura del corregimiento de Santa Elena fue adornado con bombas y una mesa llena refrigerios esperaba por los 26 niños, entre los 7 y los 11 años, que el pasado 29 de julio fueron certificados en robótica básica.


Afuera del auditorio, en varios tableros se exhibieron los dibujos de esos robots que los niños aprendices se soñaron durante las 12 clases, también se veían pequeños molinos de viento y cajas de cartón que fueron transformadas por los infantes en robots, allí, en esas creaciones manuales, los pequeños desplegaron su imaginación y creatividad bajo la tutoría de Juliana, Lesdy Vanesa, Estefanía, Alejandra y Alejandro, docentes de la Corporación Interactuando con la 9, quienes siempre dieron lo mejor de sus capacidades para compartir sus conocimientos con esta población.


Corrían las 11 de la mañana y, poco a poco, llegaban los chicos acompañados de sus padres, con sus rostros radiantes de alegría, ese día culminó ese primer nivel de robótica, que contó con 36 horas presenciales, repartidas de a tres cada sábado entre abril y julio del presente año.


Durante la semana, cuentan los padres, que muchos niños no veían la hora de que llegara la clase para empezar a explorar su infinita curiosidad, para armar y desarmar aparatos y para aprender a construir un robot con elementos reciclables y, de paso, darle una infinidad de usos a sus creaciones.


Ese día era el fin de un pequeño escalón de conocimiento, pero también podría ser el inicio de aprendizajes superiores en el futuro; allí los chicos aprendieron un poco de teoría que combinaron con mucho más de práctica de esta llamativa área del conocimiento. Los padres de los aprendices coincidieron en afirmar que los docentes de la Corporación Interactuando con la 9 les enseñaron a sus hijos con un amor cargado de paciencia, sencillez en el lenguaje y dinamismo en cada sesión.


Durante la ceremonia de certificación, los padres de los niños aprendices llegaron con un regalo en señal de agradecimiento para los docentes: una ancheta repleta de deliciosas sorpresas por dedicarles a sus niños ese valioso tiempo para que se nutrieran de un poco de conocimiento, propicio para alejarse de las pantallas de los computadores y de los celulares por un momento y, en cambio, se dedicaran a socializar y a aprender saberes valiosos para la vida de manera presencial.


La Corporación Interactuando con la 9 y la Casa de Cultura de Santa Elena lo hicieron posible

Los padres de familia y acudientes acompañaron a los niños en la ceremonia de certificación de robótica.
Los padres de familia y acudientes acompañaron a los niños en la ceremonia de certificación de robótica.

Este curso de robótica básica para 26 pequeños del corregimiento de Santa Elena fue una iniciativa de la Corporación Interactuando con la 9, de la Comuna 9 de Medellín- Buenos Aires -, en cabeza de su director, Johnatan Marín Londoño, para retribuir a la sociedad, de manera gratuita, estas enseñanzas de calidad, en convenio con la Casa de la Cultura de Santa Elena. Los materiales que se usaron para las clases de este proyecto fueron costeados en su totalidad por la Corporación Interactuando con la 9 y su costo superó los $3 millones.


Marín Londoño aseguró que una de sus mayores satisfacciones es poder llevar educación de calidad, no solo a las personas mayores de su Comuna 9, como lo ha hecho por más de 10 años mediante los programas de alfabetización digital de Comuna Digital, sino también a otras comunas y corregimientos de la ciudad. “La idea es llevar bienestar e integración mediante el conocimiento compartido, porque de nada sirve el saber si no se difunde", expresó el director de la Corporación Interactuando con la 9.

“Hemos aprendido a trabajar en equipo, a colaborar y escuchar las quejas de los demás, que cada uno tiene un valor único y valioso en este mundo y que cuando nos unimos podemos lograr cosas sorprendentes”, expresó el docente Alejandro.


“Nos llena de orgullo ver cómo han crecido y aprendido, felicidades a todos por esta culminación exitosa y que sigan cosechando un mejor camino hacia el futuro, lleno de éxitos y nuevas aventuras”, manifestó la docente Lesdy Vanesa.


“Quiero agradecer de manera muy especial a la Corporación Interactuando con la 9, que fueron quienes tomaron la iniciativa, esta fue una articulación que hicimos con ellos, en la que no tienen ningún tipo de contratación con nosotros, sino que lo hacen desde la voluntad, desde sus intereses se dispusieron a compartir sus saberes. De igual manera, un agradecimiento especial a cada uno de los niños y niñas que se tomaron el trabajo de venir a aprender, a explorar, este es un muy buen ejemplo de que el conocimiento también es algo que no tiene que ser tedioso, sino que puede ser divertido aprender muchas cosas y obviamente, agradezco por la metodología y la dinámica de los profes. Gratitud a los acudientes de los niños que se tomaron el trabajo de acompañarlos a sus clases”, manifestó Javier Burgos, coordinador de la Casa de la Cultura de Santa Elena.


Los padres de familia se mostraron contentos con el curso de robótica

“Agradezco a la Corporación Interactuando con la 9, a Somos Ideas y Creando Sueños. Razones hay muchas para seguirles el juego, los infantes nos enseñan a olvidar nuestros tiempos pasados, nos levantamos por ellos, vivimos por ellos y bailamos para seguir su baile, nos mantenemos optimistas siempre. En el proyecto de robótica notamos que cada infante tatuó en su trabajo lo mejor, gracias a los profesores que día a día lograron que este proyecto tuviese futuro y ahora los chicos culminaron un primer nivel de robótica y seguirán creciendo y creando nuevas cosas. Adoramos lo que hicieron y las maravillas que vienen”, manifestó en medio de un discurso, Mary Londoño, madre del pequeño estudiante, Jacobo, en representación de los padres de familia.

“Me pareció muy bueno e interesante porque los niños aprenden a crear con el material, a manejar el alambre, el cartón, en el primer trabajo que fue dibujar el robot, también le gustó mucho, incluso, hizo dos y le regaló uno a la profe”. Cristina Gómez, madre de Isaac Mora.

“El curso me pareció excelente porque los niños ocuparon productivamente su tiempo libre y aprendieron mucho, a Valería le desarrolló la curiosidad y la creatividad por aprender cómo funcionan ciertos aparatos. Ojalá se sigan dando más proyectos así para nuestros niños”. Blanca Inés Soto, abuela de Valeria Grajales.

“Muy buena la dinámica y los docentes muy interesados por los niños. A veces sentí que como padres debemos apoyar más con la compra de materiales”. Esteban Sánchez, padre de Gabriela y Manuela.

“Fue muy bueno lo que hicieron los organizadores, ya que este tipo de cursos son muy escasos en el corregimiento. Estoy muy dispuesto a colaborar en caso de que se sigan presentando actividades educativas de este tipo”. Juan Pablo Amariles, hermano de Miguel.


220 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page