• Héctor Javier Barrera

No a la Explotación Sexual de Niños, Niñas y Adolescentes



Algo muy condenable ha venido pasando en la Comuna 9 de Medellín y probablemente en otras latitudes, coincidencialmente varias adolescentes empezaron a desaparecer de sus casas y de sus colegios sin una justa razón. Tiempo después aparecían y de un momento a otro, siendo de escasos recursos, resultaban con un celular de alta gama, con altas sumas de dinero, asistiendo a paseos costosos y luciendo prendas de vestir lujosas, entre muchas otras manifestaciones anormales.


En el entorno social de esas chicas se sospechaba lo que podía estar pasando, pero el problema se mantuvo por mucho tiempo en el anonimato, quizás, por la indiferencia social y también por el temor de las víctimas a ser objeto de burlas y de comentarios malintencionados que ponen su dignidad y la de sus familias por el piso.


Desde mediados del 2021, lideresas sociales de este territorio fueron alertadas de que valiéndose de la clandestinidad y del anonimato que permiten las redes sociales; y aprovechando la falta de cuidado de algunos padres con sus hijas, ciberdelincuentes se ganan la confianza de muchas estudiantes adolescentes, con llamativos rasgos de belleza y con inmensas necesidades económicas, y luego las convencen para que les envíen fotos íntimas.


Estas imágenes son vendidas de forma virtual y en medio de una larga cadena y de un compartir morboso, malintencionado y con fines de lucro, terminan en los celulares de los amigos, de los vecinos, de los compañeros de estudio y también de hombres extraños que están dispuestos a pagar grandes sumas de dinero a cambio de favores sexuales.


Se desconoce la cifra exacta de víctimas de la Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes, ESCNNA, en la Comuna 9 de Medellín porque muchos de los casos no son denunciados por el miedo a los victimarios y a quedar en el escarnio público. Pero lo cierto es que estos casos están sucediendo y no son pocos.


Es preocupante que desde el 2020 hasta mediados de agosto del 2021, la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos de la Alcaldía de Medellín, haya atendido 259 hechos de este tipo en la ciudad, una cifra alarmante de sucesos traumáticos que marcan a las afectadas no solo en sus cuerpos, sino en sus mentes para el resto de sus vidas, los daños son severos en todas las esferas de sus existencias y pueden llegar, incluso, a causar la muerte.


Según Néstor Jaime Ospina Valencia, un experto en el tema que laboró con la Unidad de Niñez de la Alcaldía de Medellín, la mayoría de estos delitos quedan en la impunidad porque los ciberdelincuentes y sus degenerados clientes siempre parecen ir un paso más adelante de las autoridades, una razón de peso para que los padres no bajen la guardia con sus hijas.


La Revista Interactuando con la 9 se dio a la tarea de recopilar los testimonios de una madre de la Comuna 9, cuya hija fue víctima de este flagelo y con la ayuda de expertos y de líderes sociales, los transformó en un llamativo cuento bellamente ilustrado, del cual se imprimieron 10.000 ejemplares para alertar a la comunidad y contarles cómo operan estas bandas, el cuidado que los padres deben de tener con sus hijas a la hora de usar las redes sociales y hasta algunas rutas de atención a las que pueden acudir para denunciar, de manera anónima, en caso de ser víctimas o de conocer casos cercanos para que las autoridades intervengan a tiempo.


La cuarta edición de Más que un cuento es un derecho, que siempre aborda problemáticas sociales, se distribuyo en toda la comuna comuna 9 y diferentes colegios e instituciones educativas como lo son: colegios Arzobispo Tulio Botero, Escuela José de San Martín, Institución educativa El Salvador y y en La Fundación Lucerito.


331 visualizaciones